Litotricia extracorpórea

La litotricia extracorpórea por ondas de choque (LEOC) es un tratamiento no invasivo utilizado para desintegrar los cálculos urinarios, que pueden ubicarse en los riñones, el uréter, la vejiga o la uretra. Este procedimiento se realiza con un dispositivo que genera ondas de choque (ondas sonoras de alta energía) que se enfocan y transmiten a través del cuerpo hasta el cálculo, con el objetivo de fragmentarlo en piezas lo suficientemente pequeñas como para ser expulsadas del cuerpo a través de la orina.

Proceso de la Litotricia Extracorpórea por Ondas de Choque

  1. Localización del cálculo: Antes de comenzar el tratamiento, se utilizan técnicas de imagen, como rayos X o ecografía, para localizar con precisión el cálculo dentro del sistema urinario.
  2. Aplicación de las ondas de choque: El paciente se coloca en una mesa de tratamiento especial que permite enfocar las ondas de choque directamente sobre el cálculo. Las ondas de choque se generan fuera del cuerpo (extracorpóreas) y se transmiten a través de la piel y los tejidos hasta alcanzar el cálculo, sin necesidad de incisiones o instrumentos invasivos.
  3. Fragmentación del cálculo: Las ondas de choque aplicadas repetidamente causan tensiones en el cálculo que conducen a su fragmentación en piezas más pequeñas.
  4. Expulsión de los fragmentos: Los fragmentos del cálculo, ahora de tamaño reducido, son expulsados del cuerpo de forma natural a través del sistema urinario con la orina. Esto puede ocurrir en los días o semanas siguientes al tratamiento.

Ventajas y Consideraciones

  • No invasivo: La LEOC es un procedimiento no invasivo, lo que reduce significativamente el riesgo de complicaciones asociadas con las cirugías tradicionales.
  • Recuperación rápida: Los pacientes suelen poder volver a sus actividades normales poco tiempo después del procedimiento.
  • Eficacia: Es altamente efectiva para cálculos de tamaño pequeño a moderado.

Sin embargo, la eficacia de la LEOC puede depender del tamaño, tipo y ubicación del cálculo, así como de la densidad del mismo. Algunos cálculos pueden requerir más de una sesión de tratamiento para ser completamente desintegrados. Además, no todos los pacientes son candidatos ideales para este tratamiento; por ejemplo, los cálculos muy grandes, ciertos tipos de composición de cálculos, o pacientes con ciertas condiciones médicas pueden requerir métodos alternativos de tratamiento.

La LEOC ha revolucionado el tratamiento de los cálculos urinarios desde su introducción, ofreciendo una opción eficaz y segura para muchos pacientes que sufren de esta condición dolorosa y a menudo recurrente.